lunes, febrero 17, 2020

¿Puede la estadística ayudarnos a describir la verdad?

En septiembre de 2013 la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México publicó los resultados de la última aplicación de la prueba de Evaluación Nacional de Logros Académicos en Centros Escolares (ENLACE) que consistía en una prueba estandarizada que pretendía medir el nivel académico de los estudiantes de primaria y secundaria. Ese año, la prueba fue aplicada a una población de 14,098,897 estudiantes en 122,608 primarias y secundarias de todo el país. La SEP reportó a los medios de comunicación los resultados de la prueba en áreas como matemáticas y español a manera de porcentajes y si estos habían subido o bajado con respecto al año anterior. 

La Secretaría también publicaba en línea el resumen de datos históricos desde el año 2006 hasta el año en curso por lo que esta evidencia debería ser suficiente para decir que sus afirmaciones eran verdaderas.

Sin embargo, debemos tener cuidado al tomar cálculos estadísticos como verdaderos aunque vengan sustentados con evidencia y tomar sus afirmaciones con un grano de sal pues los datos nunca mienten pero no cuentan historias completas. La información sacada de contexto aunque no sea necesariamente falsa puede ser engañosa. El autor norteamericano Mark Twain popularizó la frase “Hay tres tipos de mentira: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas” refiriéndose precisamente a lo peligroso que puede ser tomar cualquier afirmación como verdad sólo porque está sustentada con datos.
Tomemos como ejemplo las siguientes afirmaciones publicadas por el portal Uno Internacional:
“Este 2013, en primaria en la asignatura de matemáticas 48% de los alumnos alcanzaron el nivel Bueno o Excelente; en español fue de 42.8 por ciento.
En secundaria, en matemáticas los alumnos en el nivel Bueno o Excelente aumentó 1.6 por ciento.”
Estas afirmaciones no son necesariamente falsas y hasta resultan alentadoras, pero nos hacen preguntarnos si no nos están contando una verdad a medias: ¿Por qué no nos muestran también los resultados de español en secundaria?

Esta gráfica publicada por el portal Nexos nos muestra por qué: !Los porcentajes de los niveles de logro en Bueno y Excelente de los alumnos de los tres grados de secundaria son considerablemente inferiores a Insuficiente y Elemental!  Ni siquiera llegan al 20%.



Entonces podríamos indagar un poco más: ¿Cuánto era el porcentaje de aprovechamiento en matemáticas para estudiantes de secundaria en 2012? ¿Es igual de bajo que el porcentaje de español que se muestra en la gráfica?

Esto tiene una relevancia social importante pues la prueba ENLACE tenía como objetivo orientar las decisiones gubernamentales en materia educativa y eso afectó directamente tanto a alumnos como maestros. Esta afectación se pudo ver incrementada si tomamos en cuenta la siguiente afirmación publicada por el portal Zócalo con respecto a los puntos que las escuelas obtuvieron en promedio en la prueba:
“Los resultados generales son a nivel estatal, se logró una puntuación de 529.24, del nacional tienen 543.83 y a nivel municipal son 511.66” 
El promedio (o media) es una medida de tendencia central, la suma de las observaciones dividida entre el número de observaciones. Los datos publicados son verdaderos, pero el promedio no es la mejor herramienta para analizarlos pues puede que haya muchas que alcanzaron puntajes bajos y pocas escuelas que alcanzaron puntajes altos que disparan el promedio. Entonces, la percepción que se tiene del sistema educativo no es correcta y llevaría a las autoridades a tomar una decisión equivocada: descuidar las escuelas que están por debajo del promedio. En este caso la mediana es la medida de tendencia central adecuada pues no es susceptible a datos aislados.

Finalmente tomemos la siguiente afirmación de la misma nota:
"Las escuelas de la jefatura uno que lograron los primeros lugares en Enlace son Francisco P. Estrada, Ignacio Manuel Altamirano, Club de Leones número Uno, Adolfo López Mateos y Salvador Ugarte, de ahí para abajo otras con menos puntaje.” 
Podemos tomar esta información como verdadera pero está fuera de contexto pues no nos aclara si las escuelas son públicas o privadas, en qué condiciones se encuentran, su ubicación geográfica o las dificultades que los estudiantes pueden tener para presentarse a clase por lo tanto no nos resulta útil para hacer una evaluación objetiva o para tomar decisiones.

En conclusión, aunque el campo de la estadística tiene sus raíces en las matemáticas que son exactas el uso de la estadística para describir la verdad no lo es pues deja mucho espacio para manipularla. La verdad, entonces no está ligada a los datos ni a las matemáticas con las que se analice. Depende del contexto en el que se desarrolla y a la manera en la que es comunicada pues debe hacerse con ética, responsabilidad y buen juicio.

jueves, enero 09, 2020

91 cosas que hice en 2019

  1. Empecé el año en Playa Bonfil aprendiendo a surfear
  2. Me aventé de la tirolesa más grande de Acapulco
  3. Me revolcó una ola en Pie de la Cuesta
  4. Aprendí a hacer sketchnotes
  5. Pusimos persianas en la sala
  6. Tomé un taller de diseño del mañana en Centro
  7. Fui a ver una exposición de Claudio Castillero y me gané un poster
  8. Tomé el curso de Data Science de dev.f
  9. Llevé a mi mamá al hospital por un trombo
  10. Me certifiqué en Extreme Programming
  11. Tomé Irish stout y cerveza verde el Día de San Patricio
  12. Tomé un curso de storytelling
  13. Recibí un reconocimiento en gA por mi labor implementando Scrum
  14. Celebré el Arduino Day en el museo Franz Mayer
  15. Conocí la nueva casa de Serch
  16. Dí un taller de diseño de planes de vida en la FES Aragón
  17. Construí un robot con LEGO® MINDSTORMS® EV3
  18. Subí de categoría a Consultor Senior
  19. Castramos a Gatuno
  20. Vi un stand-up sobre derechos de autor
  21. Vimos a Manato en Semana Santa
  22. Conocí Los Pinos con los Muñoz
  23. Leí un libro en la Biblioteca Benjamín Franklin
  24. Corrí en el Parque Bicentenario en un evento de Nike
  25. Comí birria con Moni
  26. Repliqué el taller de diseño en Rancho Electrónico y en el CECyT 4
  27. Obtuve el certificado de Advanced Developer en RPA
  28. Conseguí mi primer gran logro como guitarrista
  29. Me vestí como luchador para la fiesta de Moni
  30. Me subí a un transbordador de la NASA en Houston
  31. Toqué una piedra lunar
  32. Conocí la oficina de gA en Argentina
  33. Desarrollé dos soluciones de Data Science con Python
  34. Probé varias cervezas de Berlina
  35. Tomé el curso de Estadística Aplicada de la Universidad Austral
  36. Perdí un vuelo en Newark, New Jersey
  37. Fuimos a Texcoco a probar la barbacoa de El Pica
  38. Pagué una multa por verificación extemporánea pero me dieron holograma "00"
  39. Corrí el Medio Maratón de la Ciudad de México y me fue muy mal
  40. Subí el Tepozteco
  41. Probamos los tacos de los Milanesos
  42. Le enseñé a Carla a nadar mejor
  43. Fuimos al jardín botánico de Acapulco
  44. Manejé sólo en la Autopista del Sol
  45. Cambiamos la estufa
  46. Comí pozole el día del grito
  47. Empecé clases de Tai Chi
  48. Fuimos a la Casa Warner con Mitzi
  49. Regresamos al Museo Memoria y Tolerancia
  50. Programé un sensor de ambiente en la Raspberry Pi
  51. Descubrí el Live Coding
  52. Me disfracé de unicornio para un Halloween
  53. Corrí los 10K de Avon porque son clientes de gA
  54. Fuimos a comer barbacoa con El Hidalguense
  55. Conocí al creador del Cronut®
  56. Nos subimos al Metro de Nueva York
  57. Caminamos por Central Park
  58. Vimos al dinosaurio más grande en el AMNH
  59. Comí una hamburguesa de bisonte y fue increíble
  60. Nos subimos al Empire State
  61. Caminamos por SoHo
  62. Comí dumplings de 1.5 USD en Chinatown
  63. Vi Starry Night en el MoMA
  64. Compré un maneki-neko para la casa
  65. Me asomé a donde estaban las Torres Gemelas del WTC
  66. Encontré un mural de Vhils
  67. Vi una intervención de Shepard Fairey
  68. Caminé Down Under the Manhattan Bridge Overpass
  69. Vimos el horizonte de NY desde Top of the Rock
  70. Tomé un taller en la Apple Store de Grand Central Terminal
  71. Conseguí mi starter kit de LEGO® Serious Play
  72. Donamos sangre para la mamá de Joel
  73. Corrí el Medio Maratón de la SEDENA
  74. Renové mi credencial de la Biblioteca Vasconcelos
  75. Compré un traje
  76. Dí un taller de R en la UAM Cuajimalpa
  77. Conocí la Casa Nike
  78. Comí pavo en Thanksgiving
  79. Compré los discos de U2 que editaron para el Record Store Day y el Black Friday
  80. Pusimos nuestro árbol de Navidad
  81. Recibí un reconocimiento como Digital Dreamer en la fiesta de fin de año de gA
  82. Llevamos a Carla al Mercado de Trueque
  83. Tomé un curso en internet para ser ministro
  84. Oficié la ceremonia nupcial de Javier y Graciela
  85. Expuse sobre mi trabajo haciendo Data Science
  86. Preparé la pasta para la cena de Navidad
  87. Encontré Brooklyn Lager en un supermercado
  88. Hice entrenamiento funcional en Beat
  89. Leí 15 libros para el Reto Manato
  90. Mantuve una racha de 163 días estudiando alemán con Duolingo
  91. Terminé el año sufriendo 10K en la Carrera Playamar

jueves, octubre 31, 2019

Black Tap

Molly despertó y como todos los días se preparó para salir. Se dio un baño y tomó el Metro para ir a desayunar pero había algo diferente. Estaba en Nueva York y más tarde iría a conseguir ese fabuloso postre que vio en Instagram: la CrazyShake.


domingo, septiembre 22, 2019

Un libro sobre desarrollo de software

En el curso de Data Science que tomé en febrero nos recomendaron leer varios libros para compensar los temas en los que pudiéramos tener lagunas pero Naked Statistics fue casi obligatorio. En el curso de Scrum que damos en la compañía les recomiendo leer el SBOK que ofrece la plataforma de manera gratuita pero después de leer Scrum and XP from the Trenches creo que este sería una mejor opción.

El libro fue escrito por Henrik Kinberg, un agile coach que ha trabajado para Spotify, Lego y actualmente Minecraft y describe cómo lograron implementar ambos marcos de trabajo en una compañía sueca y cubre de manera clara y amena sus puntos clave.
Junto con el curso de Scrum Fundamentals Certified y el taller de #LEGO4Scrum que facilito (y ayudé a traducir al español) será un gran punto de entrada para nuestros colaboradores.

miércoles, septiembre 11, 2019

Un libro sobre el apocalípsis

Iniciamos el mes de prueba de Amazon Prime para ver la serie de superhéroes The Boys pero yo en realidad quería ver Good Omens, la serie basada en la novela escrita por Terry Pratchett y Neil Gaiman cuando aún no era famoso. Con un humor similar al de la Guía del Viajero Intergaláctico, Good Omens cuenta la historia de un ángel y un demonio que han vivido entre la humanidad desde el principio de los tiempos y ahora que se aproxima el fin del mundo harán todo en su poder para evitarlo.