lunes, julio 12, 2021

El derecho a actualizar

 En el año 2009 compré mi segunda computadora Apple, una MacBook negra con disco duro de 250 GB y 2 GB de RAM. Era de las primeras Mac con procesador Intel como Steve Jobs había anunciado en 2005 y traía el sistema operativo Leopard. Eventualmente compré la actualización a Snow Leopard y en 2013 salió OS X Mavericks de manera gratuita. Cuál fue mi sorpresa cuándo traté de descargarla y la tienda de iTunes me avisó que mi computadora no era elegible para ser actualizada.

Desde ese momento, las aplicaciones poco a poco dejaron de ser compatibles con mi sistema operativo y algunas dejaron de funcionar. Empecé a buscar versiones anteriores que corrieran en mi máquina hasta que ya era muy dificil trabajar y para empeorar las cosas, la batería dejó de funcionar. Finalmente en 2015 tuve que cambiarla por una MacBook Air, le saqué el disco duro para usarlo como externo, pasé la información a mi nuevo equipo y la guardé en un cajón.

Hace unos meses descubrí que Google había comprado una compañía llamada Neverware que hace CloudReady, un sistema operativo compatible con ChromeOS. Su principal fortaleza, es ofrecerlo a individuos, escuelas y compañías que tienen equipos viejos que quieran reacondicionar.

Descargué la versión gratuita de CloudReady pensando en recuperar mi vieja MacBook. La saqué del cajón, le volví a poner su disco duro (afortunadamente guardé todos los tornillos) y la eché a andar. El instalador de CloudReady se crea en 20 o 30 minutos y la instalación toma aproximadamente lo mismo. Una vez que termina, todo lo que tenemos que hacer es ingresar una cuenta de Google y tenemos una ChromeBook completamente funcional.

Los obstáculos que tuve fueron que como la batería ya no cargaba tuve que comprar una genérica y el cargador original de 60 W se quemó. Hice la prueba con un cargador de 85 W y hasta el momento ha funcionado perfecto. La desventaja de CloudReady es que la cámara iSight te la MacBook utiliza drivers especializados y no es compatible, pero fuera de eso, todas las actividades que se pueden realizar en un navegador, se pueden hacer en esta computadora sin problema, incluso le instalé un editor de texto para poder programar.

Apple violenta nuestro derecho a reparar y hace obsoletos los equipos a su gusto. Compañías como Neverware nos dan una opción para seguir utilizando nuestros equipos. Por ejemplo, esta computadora lleva un mes con un amigo que necesitaba una para unos crusos y le ha funcionado de maravilla.

viernes, junio 18, 2021

A 25 años de mi primera computadora

Había estado usando mi computadora Compaq con Windows 95 desde 1996. Tenía procesador Pentium, disco duro de 1.6 GB y 16 MB de RAM. El modem de 33.6K no lo empecé a usar sino hasta el año siguiente cuando mi papá contrató internet, pero solo corría a 28K. Un día instalé la actualización de Windows 98 pero solo logré que la computadora se alentara y entonces fue que vi la necesidad de incrementar la memoria y el disco duro, pues la actualización ocupó mucho espacio. 



Fue por eso que, con ayuda de mi padre, empecé a modificar la computadora. Primero el disco duro, pues era lo más fácil y llegué a triplicar su capacidad. La memoria fue lo más dificil pues tuve que llevarla a la Plaza de la Computación a que le pusieran los módulos más grandes que pudieron después de varios intentos de encontrar unos compatibles.

En el año 2001 tuve mi primera experiencia instalando otro sistema operativo con Linux. Había comprado un libro que traía instrucciones detalladas y un disco. Me tomó varios intentos encontrar la configuración aduecuada, pero finalmente tuve éxito con la instlación dual. Linux también me trajo mi primera experiencia como chatarrero, pues el módem no era compatible y tuve que buscar uno en los fierros. Por suerte, en el primer intento encontré uno de 56K que funcionó.

Desde ese día, Windows y Linux convivieron en mi computadora y me esforcé por usar el segundo en mi vida cotidiana junto con otro software alternativo como el navegador Opera que había empezado a usar el año anterior y StarOffice, que ya venía usando desde 1999 cuando me regalaron un disco.

Han pasado 25 años desde mi primera computadora y hoy soy usuario de Mac, pero pasé los 2000's utilizando Linux y promoviendo el uso de software libre. Traté de convencer a clientes y amigos de que eran alternativas viables pero casi todos me llamaron loco. Hoy sigo utilizando Linux y software libre en el trabajo para mis tareas de desarrollo y en una pequeña Netbook que si no fuera por él sería inutil.

martes, abril 13, 2021

Diseño del mañana

Antes de la pandemia, me gustaba mucho ir a los talleres que impartían en espacios de co-working como TelmexHUB o Impact Hub. En noviembre de 2018, The Thing From The Future resultó ser uno de los más interesantes a los que había asistido. 

Un par de meses después, asistí al taller Cápsula del Tiempo donde pude aplicar pensamiento de futuros a problemas que afectan directamente a mi comunidad y el año pasado participé en Tenkuä, que es la evolución de ese proyecto.

Ambos talleres los impartió la Dra. Karla Paniagua, quien nos dio una introducción y muy buena bibliografía que desde entonces había estado leyendo. También nos presentó a otros futuristas, como la Dra. Alethia Montero, que creó El Teatro del Devenir.

Posteriormente, terminé el programa especializado de Futures Thinking en Coursera. Este me ayudó a estructurar todo el material que había recopilado durante casi dos años estudiando a la Edupunk. Este conocimiento me ha ayudado mucho a navegar el shock del presente y a detectar señales de cambio para crear pronósticos sobre el futuro que enfrentamos. Ha sido una gran herramienta de gestión de la incertidumbre pues me ha enseñado técnicas adecuadas para actuar en función del nivel de control que tengo sobre el futuro.

viernes, febrero 12, 2021

Scrum es parte de mi vida

La agilidad ha sido parte de mi vida desde hace 5 años. Entré al mundo de la agilidad a través de una conferencia sobre Scrum en TelmexHub. La curiosidad me llevó a buscar más información y un mes después ya había obtenido mi primera certificación.

Comencé a incorporar agilidad en mi práctica mientras Scrum empezaba a sonar más dentro de mi compañía y dos años después me certifiqué como Scrum Master (el rol que más se popularizó) y como la demanda de certificados creció de manera significativa, empecé a ayudar a capacitar a otros utilizando lego4scrum

Surgieron metodologías híbridas descuidando el rol de los Product Owners y de los Desarrolladores, dando pie a que en muchos proyectos solo implementáramos una agilidad cosmética. Tampoco le abrimos la puerta a otras prácticas de agilidad como eXtreme Programming, TDD o DevOps hasta recientemente y apenas el año pasado empecé a revisar el Método Kanban.

Finalmente, la agilidad ha llegado a la capa de desarrollo y los desarrolladores tenemos más protagonismo, logrando entregar más valor trabajando en conjunto con el negocio  y con los otros roles.