sábado, diciembre 23, 2006

@ 120 km/hr



@ 120 km/hr

1 comentario:

Eztigma dijo...

Tus manos se sienten calientes, las pupilas dilatadas y tus venas bombean adrenalina con un leve tinte de rojo. La vida empieza a 120 km/h pero, ¿a qué velociad termina? ¿necesariamente será cuando el ratio de aceleración, supervivencia y esperanza alcanzan el punto más bajo de la aguja?

No escuchas nada, la niña que en sus manos lleva un celular que usaron como memoria externa para disimular la carga tan preciada no dice una palabra. Pero tu piensas en el discurso que leiste en línea hace un par de dias. Las palabras que sonaban como ni al caso y que no sabes si tengan ya alguna utilidad te taladran el hemisferio derecho del cerebro.

¿Volverías a mirarla si pudieras? Al final de puente esta el Panda, la única persona a la que le confiarías la información que contiene el celular, no así tu propia vida... no puedes confiar en nadie, todo son mentiras, engaño y traiciones pero tienes que creer.

120 km/h es la velocidad a la que viajan las emociones en esta podrida ciudad donde solo te tienes a ti mismo.