sábado, junio 09, 2018

La vida en las trincheras

...del ciberespacio.

En el año 2006 ya estaba involucrado en la informática. Sabía programar, usar internet y me interesaba mucho la cultura que se desarrollaba al rededor de ella. Buscando información encontré el sitio de Douglas Rushkoff, periodista que popularizó el término “viral” para referirse al contenido que se distribuye de manera masiva en la red. Ahí estaba disponible en formato de Word su libro Cyberia: life in the trenches of cyberspace y lo descargue para leerlo como otros tantos libros en ese tiempo. Un par de meses después lo ordené en Amazon pero nunca lo leí.

Este mes volví a visitar Cyberia utilizando, ahora sí, mi copia física y no solo me transporto a las trincheras del ciberespacio en las que crecí sino que me hizo reflexionar sobre algunos temas que siguen vigentes el día de hay. Además, me puso en contacto con más material de lectura que no venía referenciado en la versión digital que aún conservo.

https://twitter.com/leetmaster/status/1002996920548196357?s=21

martes, mayo 15, 2018

Uno que debí leer en la escuela y no lo hice

Un disco que marcó mi preparatoria fue Mellon Collie and the Infinite Sadness de los Smashing Pumpkins. Aunque fue lanzado en 1995 fue hasta el '97 cuando alcanzó la fama y 3 años después la banda se desintegró.

Billy Corgan se dedicó a seguir haciendo música y puso una casa de té en Chicago, donde en 2014 improvisó música electrónica sobre un audiolibro de Siddhartha de Herman Hesse y las reseñas fueron terribles.

Elegí este libro por eso y porque está en la curricula de Literatura Universal del bachillerato incorporado a la UNAM y debí haberlo leído.

sábado, mayo 12, 2018

Happy Arduino Day!

Arduino Day es la celebración del cumpleaños de Arduino y cualquiera se puede sumar para celebrar las cosas increíbles que se han hecho o se pueden hacer con esta plataforma open-source. Este año me metí a estudiar y a hacer cosas con Arduino y aquí está mi pequeña contribución al #ArduinoD18.

La bocina de 8Ω la saqué de una grabadora de juguete y la voz la grabé usando un script de Text to Speech en la Mac. Tuve que soldar un poco de cable de red a la bocina porque los alambritos que tenía eran multihilo y muy frágiles.



lunes, abril 30, 2018

La Raspberry Pi

En la década de 1980, los aficionados pudieron programar computadoras y ampliarlas a través de tarjetas. Dado que las computadoras Commodore, Apple II y Amiga desaparecieron, los sistemas cerrados como PC y Mac tomaron el control y la gente perdió interés en hackear. Con Raspberry Pi, volvemos a los 80 en el buen sentido. Hoy en día, los maestros pueden llevar este espíritu de piratería al salón de clases para que los estudiantes tengan un enfoque más práctico de la electrónica, la programación y la informática.

La motivación juega un papel muy importante para que los alumnos aprendan sobre el tema antes mencionado. Un maestro ahora puede explicar, por ejemplo, la ley de Ohm y hacer que los estudiantes hagan cálculos y los prueben en la Raspberry Pi. Los estudiantes pueden aprender cómo programar sus propios videojuegos e incluso tener su propia computadora asequible en casa para hacer la tarea.

Desafortunadamente, no todas las escuelas tienen un presupuesto para comprar un montón de Raspberry y, por supuesto, no todos los estudiantes tienen los recursos para obtener uno por sí mismos, así que eso es un desafío. Sin embargo, esta es una oportunidad invaluable para enseñar de una manera muy atractiva y significativa.

Compré una en Amazon y he podido hacer algunos proyectos, el más interesante es Pirate Box, un servidor de archivos que trabaja con Wi-Fi sin estar realmente conectado a internet, pero aceptando las conexiones entrantes desde otros dispositivos.